un chistecito

me lo envio miguel de premiumm

Me registré en un hotel durante un viaje de trabajo y al sentirme un poco solo y con una sensación de libertad que nunca había sentido, decidí llamar a una de esas «empresas de acompañantes», de esas que reparten información a la salida de los aeropuertos en algunos lugares.
Entre los papeles que tenía, encontré a una que se llamaba «Verónica» y después de analizar con cuidado la fotografía, me decidí a llamarla.
Levanté el teléfono con mis manos (que temblaban y sudaban por la expectativa) y marqué el número que indicaba.

– ¡Hola! – contestó un mujer con una sensual voz.

– ¡Hola! Veo que sabes dar masajes y la verdad es que necesito que vengas a mi habitación y me des uno muy bueno.
No, espera, en realidad lo que quiero es sexo! Tengo ganas de tener una larga sesión de sexo salvaje ¡pero ya!
Estoy hablando en serio, deseo que dure toda la noche y estoy dispuesto a participar de cualquier cosa… si eso tiene un nombre que puedas pronunciar ¡yo puedo hacerlo!
Trae toda clase de complementos, accesorios y juguetes para que te asegures que me mantendré despierto toda la noche…
quiero que me amarres, inmovilices y que me llenes el cuerpo con lo que quieras para después limpiarnos uno al otro, ¿qué te parece?

– Suena fantástico, pero para hacer llamadas externas, primero marque 0.

Esta entrada fue publicada en Todos los comentarios. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a un chistecito

  1. krasty dijo:

    Muy bueno el chiste, solo una duda, ¿con quien hablaba? jejejejejejeje

  2. Vicky dijo:

    jajaja!! que bueno!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.