Relatos de resaca: Secreto profesional – Epílogo

Bueno Waldo, ahí va el final de la historia por si te interesa, cuando tengas un rato entre güé y güe.

EPÍLOGO

A las 19:00 un hombre se encuentra apostado en la azotea del edificio Winterthur en el Paseo Marítimo de Palma. Lleva consigo un rifle de precisión con silenciador y mira telescópica. Desde que el chico salió de su casa, los acontecimientos se han ido sucediendo con una exactitud milimétrica tal y como venían descritos en el informe transmitido al hombre de la habitación del hotel. A las 21:20 el hombre, agazapado contra una de las paredes de aquella terraza, carga su rifle y ayudado de la mira telescópica, rastrea su blanco por todo el paseo marítimo. Faltan solo 3 minutos. Blanco localizado, aún sigue con la chica que en ese momento hace gestos con la mano porque acaba de ver a su amiga, se levanta y va hacia ella. 2 minutos. Ahora el chico está solo, pero hay demasiada gente paseando, el riesgo es alto. Hay que esperar el momento exacto. La chica sigue hablando y su novio espera sentado pacientemente. 1 minuto. Mil pensamientos atraviesan la cabeza del tirador, a pesar de lo cual se mantiene en su actitud fría y concentrada. Lo hará. No le queda otra salida. Aparta la mirada del visor del rifle y baja la cabeza en busca de un trapo con el que secarse unas gotas de sudor que le resbalan por la frente. Recupera la posición. Ahora ya no pasa nadie cerca del muchacho, hay una distancia de por lo menos 10 metros con respecto a la persona que se haya más cercana a él. En la soledad y silencio absoluto de la azotea, es capaz de sentir el retumbar de su corazón a un ritmo increíblemente lento pero tan fuerte que parece luchar por escapar de su tórax. Las 21:23…. El sonido de un disparo sordo y seco corta el aire, atravesando casi un kilómetro para ir a parar al parietal derecho de ese pobre chico de 17 años. Cae fulminado sobre el banco, de costado con los pies colgando como si se hubiese quedado dormido. No hay alarma ni pánico. Su novia, ajena a lo sucedido, sigue charlando con las amigas.

El arma descansa con la culata apoyada sobre el suelo de ladrillo. El ahora, asesino de la azotea, está de pie con los brazos algo separados de su cuerpo y las palmas de las manos apuntando hacia arriba, sumido en un trance que ya le es familiar y característico cada vez que concluye una misión. Cierra los ojos, hace una inspiración profunda como si quisiera captar la fragancia de un perfume lejano y echa su cabeza hacia atrás, alzando la barbilla al cielo. Cientos de imágenes ruedan por su cabeza como en una tira de carrete de película a una velocidad vertiginosa. Imágenes efímeras y algo borrosas de la vida del chico que acaba de matar. – su licenciatura en la universidad – solicitudes y rechazos de primeros empleos, entrevistas – Mudanza a Madrid con su novia – afiliación política – ruido de muchedumbre de fondo – triunfo en las elecciones – aplausos, risas enlatadas – boda – un salón con 6 hombres ataviados con turbante, hay un portátil sobre la mesa que muestra la señal de un satélite en la pantalla – risas – un cheque con varios ceros – más risas – X9BJR12 – códigos de acceso – una pantalla de radar que muestra 2 puntos en movimiento – un letrero rojo intermitente “ALARM” !!!! –……

….El estruendo terrible y escalonado que retumba dentro de su cabeza le hace fruncir el ceño y apretar los párpados aún con más fuerza. En su mente visiona un primer plano de la enorme seta de humo producida por la descomunal explosión, y tras ella la secuencia de imágenes se desvanece por completo.
Cientos de recuerdos futuros, acontecimientos que jamás sucederán, al menos por esta vez. Una rama del destino de la humanidad eficazmente podada, y aniquilada toda posibilidad de que llegue algún día a florecer. Soy el jardinero del destino de la humanidad – se dice el hombre, que ha vuelto a abrir los ojos y sonríe, soltando un soplo de aire por la nariz. – quién sabe dónde me levantaré mañana o la semana que viene o si existiré siquiera. ya saben lo que dicen de mi Jefe, ¿verdad? Que sus caminos, son inescrutables….

Con su naricilla pegada a la ventana, el pequeño Lucas de 5 años de edad observa cómo pasan los coches por el Paseo Marítimo, siete pisos por debajo de sus piececitos desnudos. Atraído por el destello de un pequeño fogonazo, alza la vista sobre la azotea de uno de los edificios colindantes y por un momento cree ver la silueta de un enorme pájaro desplegando sus alas en ese gesto como de desperece tan típico de las aves, antes de volver a replegarlas sobre sus flancos, y desaparecer en la oscuridad de la noche.

Dedicado especialmente a mi madre y a todas las madres del mundo, por ser nuestras Ángeles de la Guarda y no utilizar métodos tan drásticos cuando saben que nos apartamos del camino correcto.

Esta entrada fue publicada en Todos los comentarios. Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a Relatos de resaca: Secreto profesional – Epílogo

  1. MrL dijo:

    Desde Winterthur y con silenciador yo creo que no le da ni en pedo.

  2. antonio dijo:

    Ni siquiera teniendo a Dios como cómplice?…. 😉

  3. MrL dijo:

    Si calro, si lo tenes a Dios atrás de una de esas palmeras donde se hace el botellón, con una 9mm silenciada, así puede ser.
    De todos modos, ahora que lo he vuelto a leer…
    «El sonido de un disparo sordo y seco corta el aire, atravesando casi un kilómetro para ir a parar al parietal derecho de ese pobre chico de 17 años.»
    Nunca has mencionado que la bala dio en el blanco, solo dices que el sonido sordo y seco fué lo que atravesó casi 1km para ir a parar al parietal derecho 😉

  4. Fatima dijo:

    anda la ossstia!!!

    esto lo has escrito tu Antonio!!!!!????

    joer, que bueno!

    PD: me lo he leio tó!

  5. Agus dijo:

    Buenísimo!!
    Pero tío, ¿se lo dedicas a mamá? ¿por no utilizar métodos así cuando nos apartamos del camino correcto?… Juer! entonces… ¿cuánto te has apartao tú?

  6. antonio dijo:

    Noooooo a ver, que solo era una dedicatoria irónica y algo metafórica, supongo. Y lo de apartarse del camino correcto se puede entender como el camino que ellos/ellas creen el bueno para tí, para sus hijos. Sin llegar al extremo: Drogas duras, prostitución, homicidio, etc.

    Apartarse del camino «correcto» vendría a ser, no haber tomado las decisiones que ella habría considerado en su momento oportunas para mí, por ejemplo. No es un camino erróneo no haberlo hecho, lo cierto es que todos los caminos que uno elija son válidos siempre que no te lleven al sufrimiento o a la cárcel (cosa que conmigo todavía no ha pasado…).

    En fin, no sé si será el golpe o las 3 putas semanas de baja pero creo que me estoy empezando a liar. Así que mejor lo dejo, no lo sé explicar mejor. 🙂

  7. Mamá dijo:

    Mi total agradecimiento por la dedicatoria. Da igual que sea de forma metafórica o irónica; no creo que dedicarle a una persona un escrito tenga que ser porque en él se contemplen situaciones o se viertan mensajes que tengan que ver con ella. Uno dedica su «creación» a quien representa algo en ese momento por las causas que sean. Las dedicatorias no se explican: se sienten. Gracias, Anto. El cuento está bien escrito y sobretodo no está especialmente claro ( o es que yo estoy un poco espesa) lo que permite hacer miles de interpretaciones porque el tema queda muy abierto: hablas de fatalidad?, de arbitrariedad? de sometimiento?, de sinrazón?, de contradicción?… Ahí queda para los lectores… y las lectoras claro!

  8. antonio dijo:

    Vamo a ver una cosa. Es que de verdad nadie a pillao que el «asesino» es en realidad un Ángel de la Guarda y que su Jefe es Dios?
    Lo del sometimiento es porque no le queda más güevos que hacerlo, tiene que pagar su error de esa forma.

    En fin, bien recibidas y agradecidas son siempre las críticas; La próxima vez intentaré ser más explícito y claro 🙂

  9. Fatima dijo:

    pos mira Antonito, pos no, yo pensaba que era un tio que habia cometido un error en su pasado y estaba metio en asuntos turbios con la mafia, jatetú…

    por cierto, a ver si te me presentas a algún concursete de relatos, que los hay… y no vengas con que no vales pa eso! okis?

    inténtalo que vales!!, ostis!

  10. Jesuke dijo:

    fatima, no te parecía un poco raro que su jefe conociese el futuro?… y que él tuviese q pagar sus pecados trabajando como asesino a sueldo de futuros mostruos de la humanidad…?
    pero en algo le doy la razón a Fátima, digamos q no queda del todo claro. Y te haría un par de críticas más, pero si eso aprovecho y te las digo cuando estemos cada a cara, así no tienes tiempo para desarrollar la respuesta con terjiversaciones inchapelotas, jajaj (aunque eso creo que te sale de forma natural, pfff!! jejej)
    Venga Anthoni, la idea me ha gustado bastante, lo que he visto son algunos fallos narrativos, ya lo comentamos un día tomandonos unas birras 😉

  11. erikjanb dijo:

    podrias decir que es un cupido rebelde que es el unico asalariado de Good que va armado. Eso de un angel con un rifle con mira telescopica nose..

  12. antonio dijo:

    Jaja!! Qué curioso es esto de las interpretaciones cuando uno se sale de escribir sobre la primavera y lo que hizo el verano pasado…. Muy curioso.

    Yo estaba convencido de que las pistas acerca del conocimiento del asesino sobre el futuro (con detalle al minuto!!), la frase de «Sus caminos son inescrutables» (haciendo referencia a Dios – su jefe), las imágenes de la vida futura del chaval desvaneciéndose en la cabeza del asesino y finalmente, la impresión del pequeño Lucas de haber visto un enorme pájaro desplegando sus alas sobre una azotea, disipaban toda duda de que el asesino fuera un mafioso o un hijoputa a la antigua usanza (creo que es en el segundo párrafo que dice «…no soy asesino ni mercenario y tampoco actúo por dinero ni por odio…» lo deja también claro).

    Pero evidentemente he cometido un error (o varios) en la narración. No sirve de nada que yo me crea que soy muy gracioso si 20 personas no se ríen de mis chistes, entonces definitivamente no soy gracioso, y vosotros sois la prueba palpable de que algo no ha ido como tenía que ir, de que no he encauzado la historia bien, lo cual me preocupa y me resulta curioso ¿desconcertante? al mismo tiempo. Venga Jesuke, dime qué más fallos has visto! Help me please!!! Anda, no te hagas de rogar. Si luego te veo una vez cada 4 meses y para entonces esto se habrá enfriado. Aprovechemos ahora que aún está calentito, ennnga!! ¿Se nota mucho que me corroe la curiosidad?!! 🙂
    No vale eso de dejar las cosas a medio una vez que has empezado, Jesuke. ¿Haces igual con las mujeres? Espero que no, tío 😉 jeje!!!

  13. erikjanb dijo:

    Antonio el relato esta bien es simplemente jesuke que no hace nada mas que tocar los balls cuando puede y yo ke me aburro pq no puedo salir de casa por el resfriado.

  14. Maruli dijo:

    Un autor no dice que se ha equivocado, de hecho no se equivoca porque el lector no tiene por qué entender lo mismo que el autor tenía en su mente cuando escribió; lo importante es disfrutar con la escritura , comunicar ideas, sentimientos, posicionamientos… todo ello dentro de una historia que, a veces es verosímil, a veces lineal y sencilla y a veces enrevesada y sometida a múltiples interpretaciones y esa es también la riqueza de la literatura, del cine… de todo lo que es sometido a la interpretación de otros. El símil del gracioso con el chiste no es equiparable porque la única finalidad de un texto no es que se sepa quién se esconde detrás del mensaje. Después de leerlo despacio y en papel impreso, que es como yo me aclaro (la pantalla me distancia mucho), ya he visto por qué empieza la narración en primera persona y al final la termina un narrador externo; una buena estrategia narrativa pero que complica la lectura al ser un texto corto. Anto, muy buena la historia.

  15. antonio dijo:

    Sin ánimo de que acabemos como Zapatero y Rajoy, solo quería decirte que no estoy de acuerdo contigo, Maruli. Yo creo que un autor sí se puede equivocar. El autor de un relato es como el director de una película. Hay directores capaces de hacer historias muy enrevesadas para finalmente hilar todos los cabos sueltos y resolver la trama de manera espectaular y clara. Esas películas que te hacen decir al final. Aaaaaanda coño!! y te dejan una sonrisa en la cara de medio gilipollas, por la sorpresa y la genialidad. Todos hemos visto alguna vez películas de estas. Luego hay otros directores que se lían contándote una historia de niños a la puerta de un colegio. Hechar la culpa al espectador no me parece lo correcto, es como dotar al autor de inmunidad crítica solo porque el hecho de tratarse de su obra. Si yo hago una estantería para libros que es una mierda, pues es una mierda, no porque la haya hecho yo deja de ser una mierda. (ya sé que me vas a decir que ese ejemplo no te vale….).

    Me confesaré. Después de subir la primera parte de la historia, yo espera algún comentario del tipo «Â¿Y así acaba?» «Â¿No hay continuación?». Y después de subir el Epílogo, esperaba un «Ahhh coño, que era eso!!». Ninguna de las dos reacciones se ha producido; Habéis pensado que se trataba de un mafioso o de un trastornado, un cupido revelde!!! (manda güevos, Erik!!). Así que por lo que a mí respecta es un fracaso. Es como leerle a unos niños un cuento de hadas y que se caguen vivos! Nooooo, un buen cuento de hadas, te despierta la imaginación, no hace que te acojones!! Hay que reescribirlo.

    Pero bueno, aún así me quedo relativamente contento y agradecido con que la historia os ha gustado o cuanto menos entretenido 🙂 Esa es siempre la finalidad

  16. Fatima dijo:

    pues yo estoy con Maruli, el autor ha de saber que el lector va a interpretar a su manera lo que lee, y que más allá de lo anecdótico, está la esencia, el sentido de lo que el autor quiere decir y que es lo que verdaderamente importa que se entienda o sienta…

    yo no me paré mucho a reflexionar sobre quien era quien, y sin embargo disfruté mucho del relato… fallos argumentales, pero muy buena capacidad narrativa… has fracasao entonces?

    en ya Antoniooooooooo, un poco más positivo! lexes!

  17. Jesuke dijo:

    Las líneas de interpretación abierta deben ser expresas. Me parecería de autor de pacotilla el excusar un mal planteamiento narrativo que no deja claro lo que el propio autor quería expresar, aduciendo que se trataba de una linea argumental abierta. Antonio, bravo por tu postura!! y ahora soy yo el que te digo que no has fracasado porque has tomado la actitud correcta, eso hará que mejores en el proximo, seguro. De hecho lo espero con impaciencia. Casi tanto como el libro que me tenías que prestar, ajajjaja

  18. Anónimo dijo:

    stais tos mas pollos….

  19. Fatima dijo:

    pues si, tonces la critica de pacotilla soy yo,

    chi, jesukito?

    pues ke sepas ke me la pela

    besitos monin! 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.