Stay Hungry, Stay Foolish.

Ya que la cosa va de revelaciones, de creer en uno mismo, y esas cosas… Tengo que reconocer que Steve Jobs, fundador de Macintosh, da un discurso en la Universidad de Stanford de entrada… más bien honesto y algo apasionado, pero logra tocar una fibrilla sensible. En este no hay conexiones intrínsecas entre la mente y el destino… pero contribuye a la corriente rollo si lo buscas, lo encuentras!

Esta entrada fue publicada en Todos los comentarios. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Stay Hungry, Stay Foolish.

  1. Sherezade dijo:

    Pongo el vídeo, me empiezo a emocionar, me rio con el guiño a Windows, me alegro con la creación de Pixard, y cuando viene lo más emocionante (minuto 10) para de cargar y me falla el final 🙁

    Ya he recargado varias veces, pero no hay cristo…

  2. antonio dijo:

    Pero este tío es un crack!!! Siguiendo sus enseñanzas hay más de uno en la trena o barriendo calles. Tienes que tener la cabeza muy bien amueblada, casi de coeficiente genio diría yo

    Lo que le ha ocurrido a este tío, le ocurre a uno de cada 700 millones de personas. Y conste Paola, que no lo digo por poner pegas pero es la realidad.

    Aún así, a mí el discurso me ha encantao!! nada que ver con los miembros del Club de lo Fantástico y Maravilloso. Este tío sí que tiene los pies en la tierra 🙂

  3. Sherezade dijo:

    Por fin lo he visto entero. La verdad es que me ha encantado 🙂

  4. erikjanb dijo:

    Si alguien traduce lo que dice sr.Jobs ne € o salir en los medios, deberia de ver otra el video.

  5. hacchi dijo:

    Simplemente Genial, uno de los motivos de esa genialidad no es otra que la inquietud que llevo a que este tipo diera el paso necesario para lograr un sueño, nada mueve el mundo si no son esos sueño que cada uno perseguimos y la verdad chicos cuando uno no tiene ese sueño esta perdido.

    nada mas cierto que eso, y como dice el maestro jobs Stay Hungry, Stay Foolish.

    no se puede dudar que este visionario de nuestro tiempo no es ni mas inteligente ni menos que ninguno de nosotros, simplemente persiguio su sueño.

  6. Jesuke dijo:

    Bueno, no se si es o no más inteligente, pero en cuanto a lo de que todos podemos lograr grandes cosas si ponemos toda nuestra fuerza para perseguir un sueño, eso desde mi punto de vista es indiscutible.

    Si no tienes sueños, obviamente no tienes objetivo que perseguir así que tu destino será quedarte como estás mientras los demás mejoran, o algo mucho peor. Todo dependerá de lo que ansíes. Si deseas muchas cosas pero no pones la perte que te toca para conseguirla seguramente serás desgraciado toda tu vida. Ese estado anímico no es en absoluto empático, de modo que posiblemente apartes al resto de la gente que podría ayudarte a conseguir lo que quieres, de tu lado. Y en consecuencia puedes quedarte sin amigos, sin familia y sin curro. Creo que es así como llega la gente a según que estados de mendicidad (analizado muy superficialmente, obvio).
    Por otro lado si eres feliz con ese poco que tienes sencillamente, creo, deberías mantenerte, no harás nada especial, ni tendrás importantes pertenencias. Pero ser feliz ya es suficiente para que haya gente que se acerque a tí hacíendote a su vez más feliz por tener amigos a tu alrededor con quien compartir esa felicidad. De modo que el pez sigue mordiéndose la cola «felizmente».

    Si todos fuésemos grandes pensadores, dejaríamos de ser grandes pensadores. Si todos fuésemos ricos, dejaríamos de ser ricos. Es una cuestión de concepto. No imagino una sociedad tan homogénea, creo que sale de la ley natural que rige la evolución.

    Pero seguro que Antonio tiene algo que decir al respecto. 😀

  7. paola dijo:

    Personalmente creo que lo importante es tratar de saber primero que es lo que realmente queremos (familia, tranquilidad, personas, trabajo, dinero, etc…) una vez que se tiene claro esto, encontrar cual o cuales son los sueños de cada uno y si hacemos algo por realizarlo,
    yo me he pasado mi vida entera tratando de encontrar ese «algo» que todavia no he encontrado, ese «algo» que me motive y me emocione lo suficiente como para dejarlo todo y conseguir ese objetivo, sin embargo, he encontrado y he tenido pequeños «alguitos» por asi llamarlos, que me han aportado, me han emocionado, me han hecho feliz y me han enseñado tanto en mi vida, que cada dia que vivo trato de ser mejor persona y se que me ayudara cuando por fin encuentre eso que tanto he deseado encontrar…
    Ahora bien, no estoy muy segura si realmente lo encuentre pero he tratado de tocar varias puertas tratando de descubrirlo ( pintura, musica, teatro, danza, Dios, espiritualidad, vanalidades, deporte???, Y UN LARGO ETC…)
    Lo importante de todo esto es que no estoy aburrida por no encontrarlo aun, pero si trato de superarme poco a poco cada dia…(despacio pero seguro ;))

  8. Fatima dijo:

    buenisimo el discurso…

    me ha encantado eso de «tener el corage de sentir a vuestro corazón y a vuestra intuición…de alguna manera ellos saben lo que quiereis ser…»
    buenisssmo!!!

  9. antonio dijo:

    «Cuando alguien tiene un sueño, el universo entero conspira para que se haga realidad». No sé yo si estoy muy de acuerdo con la frase de Paulo Coehlo (nunca sé dónde va la puta «h»!!!).

    Si esta premisa es correcta entonces habrá que tener cuidado; una ley de la física universal dice que a toda acción corresponde una reacción de igual fuerza pero en sentido contrario. La conclusión a la que yo personalmente llego es que por cada Steve Jobs que hay en el mundo hay un Sr. X al que las cosas no le salen ni a la de tres a pesar de que les ponga todo el empeño y las ganas del mundo. De esta forma las fuerzas positivas y negativas se igualan y el mundo y el universo conservan su equilibrio para suerte de unos pocos e infortunio de muchos.

    La cuestión es: Cómo puedo saber si yo soy un Jobs o un Mr. X en potencia?? Si soy un Mr. X, entonces valdría más la pena que nadie me animara a tirarme del trampolín, ya que no importará cuántas veces lo haga, nunca habrá agua en la piscina. Acabaré con el cuerpo sembrado de moratones mientas la gente desde abajo me sigue jaleando, gritándome a coro y alentado para que vuelva a saltar «venga Antonio, tírate otra vez, que ahora sí que hay agua, ten confianza». Y allá que voy yo como un gilipollas y vuelvo a subir las escalerillas metálicas, llego al principio de la tabla y me cojo del pasamanos para poder andar sin tropezar ya que llevo los ojos vendados, me pongo en el extremo de la tabla, pose de águila imperial y …… hostiazo que te crió. – «yyyyiiiiiiiii….. pero qué poco ha faltado Antonio, venga hombre que eso no ha sido nada machote, sube otra vez!!! Yo no sé vosotros, pero yo no lo veo claro. ¿Y si cambiamos de estrategia?

    Lo que también me parece curioso es que este tío da la impresión de que no perseguía ningún sueño ni tampoco ningún objetivo. Estudió la estética de las fuentes de escritura por simple placer, sin marcarse ninguna meta y luego resultó que (de pura potra) pudo aplicar esos conocimientos a un negocio que lo convirtió en millonario y cambió su vida.

    ¿Tendrá esto algo que ver con lo de saber y modificar nuestro destino inconscientemente, a que se refería Agus? Quizá entonces la clave sea no proponerse nada, no hacer plances, ni proyectos dejarte llevar por la vida como en un río y que la corriente te lleve a donde te tenga que llevar; a Silicon Valley o al barrio de las 1000 viviendas…..

  10. MrL dijo:

    Forro! me descubriste! Ahora saben porque me sale todo como el orto. 😀

  11. antonio dijo:

    Coño qué susceptible está la peña!!! Lo de Mr. X, es el señor incógnita, vale para cualquier señor o señora también.

    Ni por asomo he pensado en Mr. L. Tú vas más camino de Silicon Valley que del barrio de las 1000 viviendas, te pongas como te pongas 🙂

  12. Fátima dijo:

    posí, lo que pasa es que Mr.L aspira a lo supermegatodo y por eso cualquier cosa le parece poco… a que si? eh? ;-D

    es bueno aspirar a muchas cosas excepto si eso te va a deprimir

    saludetes!

  13. antonio dijo:

    Bueno Fátima, no empecemos a meterle caña a Mr.L que si no recuerdo mal ya salió escarmentado en otro post no hace mucho y tampoco es plan de volver al linchamiento.

    No sé dónde leí una vez la ecuación de la felicidad:

    Felicidad = expectativas – Realidad

    Cuanto más alto sea el número resultante de la resta, es decir, cuanto más alejadas estén nuestras expectativas de la realidad en que vivimos, más infelices seremos y viceversa.

    Suena simple, pero no va del todo desencaminado.

Responder a hacchi Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.