Quizá dormir ocho horas no sea lo más natural ?


Durante toda la vida no has oído otra cosa: dormir ocho horas es lo óptimo. Si uno duerme menos, y se levanta como a media noche, parece que no deberíamos preocuparnos por ello y considerarlo si quiera un transtorno del sueño. Parece que, prestando atención a culturas anteriores, en diferentes partes del planeta, el patrón de comportamiento ha sido algo distinto, y por lo visto común a lo largo de la historia del ser humano: Un pequeño detalle que ha pasado desapercibido durante tiempo en nuestra cultura actual.

Parece ser que la gente se iba a dormir durante cuatro horas, se despertaba durante una hora o dos, para luego dormir por otras cuatro. Durante esa ‘pausa’ de esas dos horas, las actividades dependían de la cultura: a menudo charlar con los vecinos, leer, escribir, rezar, tener relaciones sexuales, fumar…

Desde ‘la Odisea’ de homero, hasta estudios en modernas tribus nigerianas, se cuentan unas hasta 500 fuentes distintas que hacen referencia a ese ‘sueño fragmentado’. Algunas de esas referencias son de índole sexual, donde antiguos expertos de la medicina en la edad media recomendaban hacer el amor ‘después del primer sueño’ para procrear.

A partir del siglo XVII, las referencias comienzan a desaparecer y se hacen cada vez más raras. Para 1920 no sólo dejan completamente de existir sino que se pierde la conciencia social y el recuerdo de esa costumbre. Existe una relación con la iluminación de las ciudades, la revolución tecnológica y el bienestar. A medida que las calles se iluminan por la noche con lámparas de aceite… la noche deja de ser un lugar para criminales y renegados, para poco a poco ser socialmente aceptada. Órdenes religiosas, y cada vez más nobles, encuentran la ventaja de dedicar ciertas actividades sociales por la noche.

A día de hoy, la mayoría de los seres humanos nos hemos adaptado a este ritmo de dormir ocho horas, pero es posible que no todos lo hayamos conseguido de la misma manera. Quizá en períodos de gran exigencia física o mental, no seamos capaz de lograrlo, no me extrañaría.

Esta entrada fue publicada en Todos los comentarios. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.