Postdata

Existió uen cierta ocasión un tío llamado Marcos cuyo trabajo era intentar interpretar las direcciones de correo ilegible en la oficina postal de la ciudad.

Un día, una carta como otras tantas llegó a su escritorio, dirigida en temblorosa escritura a Dios. Pensó -Bueeeno, mejor abro esto y miro de qué va- Así que procedió a investigar el contenido. Una vez abierta, la carta rezaba:

Querido Dios.
Mi nombre es Andrés, Soy un hombre de 83 años, viviendo en una pequeña pensión. Ayer, alguien me robó la cartera. tenía 100€ en ella, el dinero hasta mi próxima pensión del mes que viene. Resulta que el próximo domingo es NAvidad, invité a mis únicos dos amigos que me quedan a cenar. Sin mis 100€, no me queda nada de dinero para comprar la cena. Al no tener familia, eres tú mi única esperanza. Por favor, nunca te he pedido nada, hasta el día de Hoy: puedes Ayudarme ?

Marcos sintió cómo se emocionaba al leer aquella misiva, e inmediatamente comenzó a pasar la carta al tresto de compañeros de trabajo. Al poco tiempo ya había un bote oficial en la oficina, y la gente depositaba y depositaba monedas, para salvar la cena de navidad de Andrés, el anciano que escribía a Dios. A las pocas horas, entre todos consiguieron 96€, que pusieron en un sobre y enviaron a su dirección.

Durante el resto del día, todos los trabajadores se sientieron satisfechos por la acción realizada de forma tan altruista, salvando una navidad desinteresadamente. La navidad llegó y se fue, y al cabo de unos días, llegó otra carta del tal Andrés. Todos los trabajadores de la oficina de correos se apilaron alrededor del escritorio de Marcos, curiosos y emocionados mientras abría la misiva. Marcos, leyó en voz alta:

Querido Dios:
Cómo puedo agradecerte lo suficiente lo que has hecho por mí. Gracias a tu gracia y bondad, pude finalmente hacer la cena para mis amigos. Tuvimos una cena excelente y les dije a mis amigos de tu generosidad haciéndonos ese mágico regalo.

Postdata: Faltaban 4€, seguro que fueron esos ladrones de la oficina postal.

Tuyo siempre. Andrés.

Esta entrada fue publicada en Todos los comentarios. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.