El hombre que salvó el mundo en 30 minutos

El mundo pudo asistir a un gran desastre en septiembre de 1983 si no llega a ser por la intervención de un hombre que, literalmente, salvó al mundo: el Teniente Coronel Stanislav Yevgrafovich Petrov.

Petrov no es extremadamente conocido por el gran público a pesar de haber recibido en el año 2006 un homenaje en la sede de la ONU, haber recibido varios premios y menciones o, incluso, haberse rodado algún que otro documental alrededor de su figura.

El sistema OKO (ojo en ruso) era el sistema de alerta temprana que usaba la Unión Soviética, un sistema basado en satélites que apuntaban a las principales bases de lanzamiento y que, por tanto, servían para detectar lanzamientos de misiles. Los satélites soviéticos “miraban al horizonte” con la idea de detectar la silueta de un misil en contraposición a la “oscuridad del espacio” manteniéndose en una órbita especial denominada Molniya. El sistema apenas llevaba un año en funcionamiento y, por tanto, ése era su primer equinoccio de otoño.

A las 00:14 hora de Moscú, las alarmas del búnker comenzaron a sonar cuando uno de los satélites detectó el lanzamiento de un misil desde la base de Malmstrom (Montana) que tenía un tiempo esperado de impacto de unos 20 minutos. Según el protocolo establecido, Petrov, que era el oficial de guardia, tenía que poner en marcha el protocolo de respuesta (un contraataque) y avisar a sus superiores, sin embargo, Petrov no actuó tal y como había sido entrenado. Para Petrov, que Estados Unidos iniciase su propia aniquilación lanzando un misil era algo que no tenía sentido. Dado que su puesto era intermedio, es decir, cursaba la información de los operadores del búnker y la pasaba a sus superiores en la cadena de mando, el Teniente Coronel decidió esperar porque intuía que el sistema estaba equivocado (y no era el primer error que tenía este sistema) y ordenó cancelar la alarma.

Durante varios años, tuvo problemas nerviosos y de ansiedad como consecuencia de estos 15 minutos de tensión.

El Teniente Coronel Petrov lejos de ser homenajeado (o considerado Héroe de la Unión Soviética, la más alta condecoración del país), fue también investigado y las autoridades militares llegaron a la conclusión de que actúo de manera indisciplinada.

Vía Alt140

Esta entrada fue publicada en Todos los comentarios. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.