Relatos Manchegos: Lo que de verdad desean las mujeres

Cuenta la leyenda o quizá fuese histórico, que hace muchos muchos años, en aquella época de nobles y vasallos vivía un Rey en su castillo. Hacía poco que se había mudado a su nueva morada en el Reino de Roselló; sin embargo El Rey Waldofo era muy desdichado.
No había conseguido que su vástago, el Príncipe Lucievo, contrajera nupcias con ninguna de las muchas pretendientes que acudían a Palacio a ofrecer su mano. Hombre bien parecido y de buena planta, encontraba defectos en todas y cada una de las mujeres que se le presentaban para tal propósito. Ninguna de ellas fue capaz siquiera de atraer mínimamente la atención del heredero: Vanita, mujer de enorme atractivo, tenía la peculiar afición de cortar el pelo púbico de sus amantes a tijera en las reuniones sociales, olvidándose a veces el arma del delito sobre la pila del lavabo. Juliette, mujer de exuberante anatomía y curvas imposibles, tal era su juego de caderas al andar que era capaz de mantener en danza un hula-hop mientras caminaba. Y un largo etcétera de candidatas, todas ellas habían fracasado estrepitosamente en el intento de seducir al príncipe. Lo habían intentado incluso una pareja de lesbianas, Irena y Erzia, que habían llegado al pueblo hacía poco y vivían juntas con su perro, corriendo idéntica suerte que las demás. El único interés de Lucievo radicaba en el análisis de las máquinas, le encantaba observar y descubrir el funcionamiento o código de cualquier engendro mecánico. Lo desarmaba, lo examinaba por dentro y lo volvía a armar aunque por desgracia no siempre la curiosidad y la habilidad iban de la mano. Observando día tras día la pasividad del príncipe en lo concerniente a su futuro y el de su reino, la paciencia del Rey llegó a su fin. Una noche, mientras cenaban, le dijo lo mucho que le preocupaba el que no hubiese encontrado todavía una mujer a la que unirse y asegurar así el futuro del feudo familiar. – Es que no sé qué es lo que quiero dijo – entonces mejor será que me digas qué es lo que quieren ellas – contestó el monarca. – Creo que no le entiendo Padre. – es muy sencillo hijo, te voy a dar 10 días con sus 10 noches para que me contestes a la pregunta de “Qué es lo que de verdad desean las mujeres?”, si transcurrido el plazo no consigues la respuesta, te desheredaré. Buen viaje y buena suerte. Acto seguido, alzó del sillón su generosa anatomía, y con paso firme abandonó el comedor en dirección a sus aposentos, dejando a Lucievo con cara de circunstancia y el reto más difícil que en sus 28 años de vida habría de afrontar.

A la mañana siguiente, algo desconcertado todavía por lo acontecido el día anterior, el príncipe Lucievo partió en busca de la respuesta. Lo primero que hizo fue bajar al pueblo confiando en que sus vecinos le brindasen la solución al enigma. Entró en el jardín del pueblo y encontró a su amigo Josuaka quien todavía seguía cojeando por una lesión que se hizo de joven en su rodilla derecha mientras bajaba una montaña practicando la especialidad que mejor se le daba: el canelo. Tras interesarse brevemente por su estado de salud, le formuló la pregunta. A lo que Josuaka respondió con un inexpresivo “vete tú a saber”. No creo que mi padre de como válida una respuesta así.
Prosiguió su camino y minutos más tarde sentado en un banco de la Plaza Mayor encontró a Panschét, jugueteando con una tortuga de peluche entre las manos. Lo conocía bien de su infancia ya que era el hijo de una de las doncellas de Palacio y juntos habían compartido muchos ratos de juego y diversión. Seguía igual que siempre, con sus enormes gafas de pasta negra y unas greñas rizadas que seguramente no habían visto jamás la tijera de un peluquero. Le expuso el tema y tras quedarse un rato meditando dijo: creo que desean encontrar un alma pura y transparente que las haga sentir y las lleve en volandas a un mundo mágico y de ensueño….. buuufffff!! Madre mía! Ya decía yo, que el charco que había debajo de su banco no era de agua precisamente. En fin, muchas gracias amigo, espero verte pronto.

En su segundo día de búsqueda Lucievo fue a ver al carnicero del pueblo, el Sr. Edano era un hombre de lo más peculiar y extravagante, casado desde hacía muchos años, se decía que llevaba 25 años sin tocar a su mujer, se las daba de empresario y afirmaba ser el inventor de las pajas, un curioso artefacto que había ideado para beber líquidos sin necesidad de tocar el recipiente con los labios, pensaba comercializarlo algún día y dejar su puesto en la carnicería con los beneficios que obtuviese. Se sentía muy orgulloso de sus pajas y le decía a todo el mundo que era capaz de hacerse cuatro o cinco cada día y que si estaba inspirado y tenía buen material podía llegar a la octava sin problemas. Comerles el conejo a bocados y meterles cuatro dedos de golpe, jajaja!! I am kate Moss!! No le pareció al Príncipe la solución más idónea al enigma acerca de los verdaderos deseos de las mujeres. Así que se despidió cortésmente del sr. Edano que se disponía en ese momento a beberse un zumo de naranja en el que previamente había vomitado una magdalena masticada. Qué gente, Dios!
Necesitaba meditar su estrategia y alejarse un poco de todo y se fue al bosque. Fue allí donde encontró a Hacchazo, que no paraba de hablarle a voces a un cucurucho de cartón que tenía en la mano. Su curiosidad por los artilugios atrajo la atención del príncipe. – Extraño juguete ese que portas. – estoy ideando una nueva forma de comunicación que cambiará la vida de la gente en un futuro no muy lejano. Consiste en poder hablar con tus amigos y familiares sin necesidad de verlos y a distancia, hablando a través de este artefacto. Algún día todo el mundo llevará uno de estos en el bolsillo cuando salga de casa, montaré mi propio negocio y los distribuiré a miles… – vaya pueblo de visionarios de mierda, pensó Lucievo, y sintió cómo las palabras en su cabeza le producían una rara mezcla de desprecio y lástima al mismo tiempo. – En fin, creo que ya está bien por hoy.

Al tercer día el ánimo del Príncipe empezó a decaer, el día había amanecido gris, el cielo cubierto por unas nubes tan densas que apenas filtraban los rayos del sol. El día estaba plomizo y apagado como el ánimo de Lucievo que veía cada vez con más pesimismo cómo pasaban los días y no hallaba la respuesta. – debo cambiar de estrategia. Preguntaré a una mujer. No tenía amigas ya que las únicas féminas que conocía eran las que acudían a Palacio a pedir su mano. Y todas ellas, sin excepción eran rechazadas y abandonaban la fortaleza no sin cierto resquemor.
De repente vio a una muchacha que se afanaba en poner a andar su carruaje que había quedado parado en medio de la calzada. Era la hija del orfebre. La escena resultaba bastante cómica, Lerona, -que así se llamaba la muchacha- maldecía y pegaba puntapiés a las ruedas de su carro desesperada por hacer que aquel trasto que ya la había dejado tirada en varias ocasiones echara a andar. No estaba la chica para acertijos. Esa es la conclusión a la que llegó el príncipe tras recibir por respuesta un ensordecedor rugido en su cara que le peinó hacia atrás el flequillo. Vaya carácter! –buenas tardes tenga usted señorita y yo de usted engrasaría los ejes de las ruedas más a menudo .
Mientras se alejaba de la escena, la oía maldecir y blasfemar como una posesa. Precisamente fue unos de esos exabruptos, que contenían el verbo defecar en primera persona del singular, el que le guió hasta la siguiente candidata.

Debían de ser las 5 de la tarde cuando Lucievo golpeó el portón del Monasterio de las Hermanitas de la buena fe del Señor. Le abrió Sor Fatimina, una monja menuda de rasgos infantiles que le sonrió nada más verle. Fatimina tenía más peligro que Michael Jackson haciendo horas extras de canguro. Hacía 10 años que su padre la había recluido en el convento en un vano intento de curarle la extrema perversión sexual que sufría. Y es que a Fatimina todo le recordaba al sexo: cualquier cavidad le parecía una vagina y todo apéndice o bulto le recordaba a un pene. Hasta veía orgías en las cáscaras de la naranja. Ante tal panorama, su padre se vio obligado a encerrarla en el convento no tanto con la esperanza de que se curase como con la certeza de que así ocultaría la vergüenza a la familia. – Hermana, se anticipó el Príncipe, necesito que me de respuesta a una pregunta que le traigo y que es de vital importancia para mí y para el futuro del reino. Mmmhhhm mmm hhm mm. – ehh… me gustaría saber qué es lo que de verdad desean las mujeres. Mmhh mm mmm.. mmhhm mmmhhhh…. – Perdone, cómo dice?? – mmhh mmmm hh mmm hhh mmmhhm hmmmhmmm… Joooder!! Putos votos de silencio!! No hay quien las entienda! Al carajo! Sabe qué le digo? Que me largo y se queda usted sin la docena de huevos!! Adios!!

Regresó a palacio abatido. No había conseguido avanzar nada desde el primer día. – ¿por qué no consigo la respuesta? He preguntado a un jardinero, un poeta, un carnicero, la hija de un orfebre, un futuro empresario y hasta una monja. ¿A quién me queda por preguntar que pueda darme la clave de lo que busco? Eso es!!! Un vividor! Un bohemio esa es la persona que me falta.
Al día siguiente, como alma que lleva el diablo, se levantó y corrió colina abajo en dirección al pueblo. Unas cuantas preguntas a la ciudadanía le bastaron para saber a quién debía dirigirse. “El Pipas” era el apodo de este individuo, que no guardaba relación alguna con la afición por los frutos secos precisamente. La historia de El Pipas era de lo más curiosa. Hijo de un empresario hilandero, había trabajado para la familia durante varios años en un puesto en el que tenía que poner un dedo entre los telares de tanto en tanto para evitar que las hebras se enredaran. Poniendo dedito, sacando dedito y volviéndolo a poner, al cabo de tres años el muchacho acabó hasta las pipelotas de poner el jodido dedito. Lo dejó todo y ahora no se sabía bien a qué se dedicaba. Se pasaba el día tirado en la calle sentado en su butacón y fumando una extraña suerte de tabaco que el mismo producía y liaba, y que sacaba de una planta que cultivaba en su balcón, muy parecida a un helecho y a la que le había puesto el curioso nombre de María. Según él, fumar ese tabaco le producía una sensación de puuuuuuta madre, tío!! Creía estar en el Cielo y de ahí le había venido la idea del nombre con que bautizar a su descubrimiento.

Cuando dio con El Pipas tirado en su butacón, se acercó a él. Ehh, yo te conozco tío, tu eres el marquésssshhh, a que sí? – Príncipe si no te importa. –eso. Dime, ¿Qué quieres de mí? Estoy buscando la respuesta a un acertijo y me preguntaba si tú me la podrías proporcionar. – dispare alferez. – Príncipe. – eso. Necesito saber qué es lo que de verdad desean las mujeres. El Pipas, dio una profunda calada a su cigarro y quedó unos segundos pensativo y en silencio antes de soltar el humo por la boca con singular parsimonia.. – me temo que no lo sé señor duque. – Prrr.. ah! Es igual. Ya estaba por marcharse el Príncipe cuando el muchacho dijo algo que lo detuvo. Sé quién te puede dar la respuesta, dijo, y volvió a aspirar una bocanada de su María y a expulsar el humo a cámara lenta. El príncipe quedó expectante. El Pipas se incorporó en su butacón y dijo. – la bruja Paolina. Ella lo sabe todo y tendrá la respuesta para ti. Vive bastante lejos de aquí, al otro lado del charco en la ladera de la montaña rocosa que se alza más allá del bosque de abedules, en la región del Bialomco. Si sigues la dirección del sol y marchas a buen paso, te llevará un par de días. Lucievo le pidió que lo acompañase y que le pagaría bien si lo hacía y así el muchacho accedió.
Por la mañana temprano del quinto día, se pusieron en marcha en busca de la guarida de la bruja Paolina. Fue un viaje largo y agotador no solo por la dureza del camino sino por las tonterías que tenía que aguantar el príncipe de su compañero de viaje. Cuanto más fumaba más incomprensible se hacía su discurso llegando a ser en ocasiones absurdo rozando lo surrealista. Le hablaba de su familia y de un tío que tenía que criaba vacas. Comentaba que era importante saber diferenciar a las vacas de los toros, ya que la leche no sabe igual según a quién ordeñes. Dos días con sus dos noches aguantando una tras otra, una tras otra hasta que finalmente cuando se había cumplido el séptimo día del plazo dado por el Rey, alcanzaron la cabaña de la bruja a media tarde. Era un caserón de madera bastante viejo y descuidado. Los tablones, dispuestos de manera irregular estaban descoloridos por los años que habían estado expuestos a la intemperie y el poco afán de renovación que había mostrado su propietaria. La puerta estaba entornada. El príncipe la empujó y un vahído a madera húmeda y flores muertas penetró por las fosas nasales de los nuevos inquilinos. Adentro la oscuridad solo era interrumpida por los pequeños rayos de luz que se filtraban por entre los tablones de las paredes y un par de diminutas velas del “todo a cien” que asomaban por uno de los rincones. El mobiliario era viejo y más bien escaso. Una voz se oyó desde una de las habitaciones del interior – pasad, pasad. La voz chirriaba casi tanto como las bisagras de la puerta de la entrada. Llegaron a una especie de comedor en la que una anciana de edad incalculable estaba sentada a la mesa mezclando una baraja de cartas con ilustraciones de difícil interpretación. Las barajaba y las disponía sobre la mesa con gran atención.
El Príncipe se adelanto. Su voz sonó impaciente y desesperada. –señora, hemos venido aquí porque quería saber… sí, sí, ya sé lo que quieres saber, os estaba esperando. Los dos se miraron sorprendidos. Paolina prosiguió. – es muy importante para ti esa información, yo lo sé. Ayudarte a encontrar la respuesta podría. Vaya, lo que faltaba! Suspiró el príncipe, otra adepta a La Guerra de las Galaxias!! Joder, y eso que la estrenan dentro de 520 años, hay que joderse con la vieja! Bueno señora, ¿nos va a ayudar o no?
La bruja alzó la vista. Miré joven, que yo posea la respuesta no quiere decir que se la vaya a dar gratuitamente y como si nada, he consagrado mi vida al conocimiento y la sabiduría, las arrugas que surcan este rostro difícil de ver las han ido esculpiendo la experiencia y las vivencias adquiridas en casi un siglo de vida. Como suele decirse, quien algo quiere algo le cuesta. – muy bien, me parece correcto, dígame de cuántos doblones de oro estamos hablando y le extenderé un cheque. – puedes coger tu cheque, hacer con él un canuto y metértelo por el culo o regalárselo a tu amigo para que se lo fume, elige. Al Pipas se le escapó una risa que sonó a tos.– entonces, dígame qué quiere a cambio? – ya le he dicho que mi vida ha estado dedicada por entero al conocimiento y el aprendizaje no solo de este mundo sino también de los otros mundos, paralelos a este, distintos pero con su propia lógica y leyes que los rigen, igual que este en el que compartimos la existencia ustedes y yo. Han sido estos conocimientos o quizá la vida que elegí vivir, prosiguió Paolina, la que me obligaron a apartarme de la sociedad, he sido perseguida, insultada y agredida por la sinrazón de aquellos que dicen ser personas. Un siglo de soledad es toda una eternidad…. Digamos que lo que pido a cambio de la respuesta que necesitas es; un poco de ese amor que se me ha negado. El Pipas se quedó boquiabierto, sus ojos empezaron a escanear las estanterías del comedor en busca de un bote de miel o mermelada. Estamos a un paso de convertirnos en caniches humanos, pensó. Sintió que la boca se le secaba y una gota de sudor le resbalaba por la espalda. – ¿qué quiere decir con un poco de amor? ¿qué tenemos que hacer? – No preguntes, joder!! Le susurró como pudo el Pipas con la boca entrecerrada de medio lado. La bruja suspiró, como el deportista que se dispone a hacer su último intento para superar la marca antes de ser descalificado. Era consciente de que seguramente esta sería su última oportunidad. Veréis, es muy sencillo. Te diré qué es lo que en realidad desean las mujeres a cambio de que tu amigo acepte casarse conmigo y vivir aquí a mi lado por el resto de nuestros días. La mirada de Lucievo era ahora de estupefacción y la del Pipas de un absoluto terror contenido que se le escapaba por los ojos.

Ya había anochecido afuera, eran los primeros días de verano, el cielo estrellado de puntos luminosos y la luna con su sonrisa de perfil parecía divertirse con la escena.

Continuará….

Esta entrada fue publicada en Todos los comentarios. Guarda el enlace permanente.

33 respuestas a Relatos Manchegos: Lo que de verdad desean las mujeres

  1. Fatima dijo:

    ohhhh! estoy emocionada!! ( muy maja la monja, ma caido muy bien ese personaje, jajaaa, pero creo que si hablaba y además no le gustaban los huevos)

    de verdá que resultas socarrón y facilón según que «pasajes», pero me he reido muxo y… me ha impresionado la literatura y tono poéticos del último tramo con paolina!!!

    bravo, bravoooooo antoninoooooooooo, espero con impaciencia el segundo capítulo!!!

  2. paola dijo:

    pues vaya mierda de final, encima que me toco ser la bruja del cuento (que vaya, que buen concepto tienes de mi antonio, quiero creer que lo de la bruja va por mi gran sabiduria), me toca esperar el proximo capitulo a ver si me caso con El Pipas, pero como sé que todavia está en proceso ese capitulo, pues a la bruja paolina le gustaria conocer al vital y creativo Hacchazo, ya que se ve que serian mas afines y no le daria tanto terror como al principe y a su amigo, que seguramente luego se arrepentiran, ya que cuando se enteren que el gran Hacchazoha pasado una gran noche loca de pasiones desenfrenadas, la horrible bruja se convierte en una super mamacita princesa de la muerte, asi que ahi dejo el comentario

  3. waldito dijo:

    qué énfansis, qué arte… pero si hasta le ha puesto el continuará de ‘LOST’ al final y te deja con las ganas….

    Los personajes… me dan ganas de coger el photoshop y currármelos.. las ilustraciones….. Dios. Qué libro, Señor…

    Muy buena forma de arrancar el Lunes. Pues debes de haber quemado el teclado este finde? Como terminaráaaa??

  4. Fatima dijo:

    Paola, la verdá que la sabia y horrible bruja, tenia toda la pinta de ir a convertirse precisamente en esa «super mamacita princesa de la muerte», pa mi que si…

    lo que yo no me esplico aún, es como «…unos de esos exabruptos, que contenían el verbo defecar en primera persona del singular» le llevó casualmente al principe hasta el convento donde estaba la infantil monjita…sería que el príncipe tenía ganillas de hacer sus deposiciones…(caca, vamos!) y sabia que en convento podría encontrar aunke fuera una austera letrina…aunke al final no sentendieron…ntchss! menos mal que había campo por delante!

  5. paola dijo:

    si fatima menos mal que por campo no iba a ser… jajajaja

  6. Saladino dijo:

    La respuesta esta en la película «El Reino de los Cielos», cuando Valian en una de las últimas escenas me pregunta, ¿Cuánto vale Jerusalem? y le contesto ………..

  7. pancho dijo:

    Me encanta… cuando la rodamos !? tenemos todos los personajes (includo los rizos sin peluquero) jajajajaj! 😀 me encanta tio.. felicitacine sy espero la continuación. 😀

  8. Sherezade dijo:

    Quiero mássssssssssssssss!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Esto no se hase, no señó, no se pué hasé eta putá…

    Muy bueno tio

  9. Fatima dijo:

    Jaa,ja…yo kiero hacer de monjita en la peliiiii, sisi, pero hablando eh! y me gustaría que en mis dialogos aparecieran mucho la palabras «pervertido» «libidinoso» y la frase «lascivo» y «ven aki bandido que te voy a enseñar a rezar» si siiiii, iupiiiii!!

    Saladito!! lo de la respuesta se refiere a la pregunta que hagooo!? pues mira, no tentiendo. Que el Valium este se cag… en la ciudad de Jerusale…!!?

  10. El Pollo dijo:

    Eso es lo que quieren: casarse. Si todas son iguales carajo. Ademas me lei todo el rollo en horario de curro y al final no terminaba…..Mierda, ahora tengo cargo de conciencia.

  11. paola dijo:

    No todas queremos casarnos… queremos vivir en PECADO!! jajaja
    que asi es mas bueno….

  12. Sherezade dijo:

    Y si no que se lo digan a la monjita 😀

  13. waldito dijo:

    Pollo, no te sientas culpable… no te pagan para que NO LO HAGAS? 🙂
    El pollo está celoso porque no sale en el relato.. claro, como no lee más allá de la línea 5… porqué pollo, porqué leiste más? de veras querías saber si salías al final? emoción….

  14. Dalton dijo:

    Estoy en casa moqueando con un paquete de clinex al lado. Dos lágrimas resbalan por mis mejillas. Justo cuando pensaba que era imposible, que no podía ser, que no existían los milagros, ha sucedido; El pollo se ha leído mi post entero!!! y solo has comentado «me leí el rollo ese», no esta nada mal Pollo, ese comentario queda ya muy lejos de otros tuyos del estilo de «yo no me leo eso ni en pedo!». jaja!! ma legro!! Por cierto vas muy frío con tu apuesta sobre los verdaderos deseos de las mujeres, frío frío…..

    Mira el Waldo que chulito se ha puesto. je! Claro, como es el Rey, vacila a los demás!! jaja! Que no se te suba el trono a la cabeza que aún queda la segunda parte, no vaya a ser que….

    Pancho, qué hay de la peli que me dijiste en la que saldría de gigolo con 25 tías buenas a elegir?? ahora vas y la cambias por una historieta de cuento y encima me toca el puto papel de narrador!!! hay que joderse, he salío perdiendo con el cambio!

    Paola, que yo todo lo que pueda hacer o comentar de vos es siempre siempre con un cariño extremo. te lo juro!! Y te digo yo que El Pipas es un buenísimo partido que lo sé de buena tinta. Emparejarte con Hacchazo… Hombre, está el problema de la diferencia de edad: Joven empresario con bruja centenaria, va a ser que no. Y no me vengas con que te haría ilusión pasar el resto de tu vida con un colgao que se tira todo el día en el monte hablándole a un cucurucho, que te emparejo en la continuación con Poz zi!! No me busques que me encuentras. Eres una bruja sabia y honrada en el cuento, vieja y fea pero lista coño que es lo que importa. No te preocupes que en la segunda parte te compensaré por algún lado. Ya lo verás.

    Fátima, eres un diez en sentido del humor. La que peor sale en la historia (monja y puta) y la que menos se ha quejado. Parece que no me expliqué bien acerca de la pista que lleva a Lucievo al convento. Estas críticas son siempre muy útiles. A ver: verbo defecar en primera persona del singular: me cago, siempre me cago en algo… y esa misma tarde el Príncipe aterriza en un convento: monja, religión, rezo, «Dios». Y a Lerona que no le arranca el coche…. Me cago en… Intenté ser sutil y comedido pero no me quedó claro. Lo ves ahora??

    quién es Saladino?? bienvenido seas quien seas, no he visto la peli que dices pero a juzgar por la pregunta, los tiros tampoco van por ahí….

    Un beso a todos.

  15. Fatima dijo:

    Lo sé, ya se ke tengo mucho sentido del humor, contigo lo tengo xaval!! jaja

    hombre yo también pensé además en lo de » me cago en dios!» pero se ve que tu no creiste que yo lo pensara, bueno, es por dar una interpretación más naturalista que simbólica a tu relato…en fin que le vamos a hacer, tu que lo tienes todo muy clarito ya…que pena, nos kedamos ahí pues: monja, puta, lela e infantil (pffffffffffff!! endevé!!)

    y se me ocurrieron unas frasecitas para que diga la monjita si se hace la peli cuando le pregunta lucievo:

    «las mujeres lo unico que queremos es alcanza la comunión en perfecta armonia con el espíritu santo por mediación divina (divinaaamm mmaiiiichssssss! ) del pajarito..uy! digo del palomo, palomo de la paz que me trae su graciosa majestad principesca…recemos, recemos, pero antes pongase comodo!»

    ejke lo del voto de silencio no mola, ke keda muy obsceno

  16. El pipe dijo:

    jajaja joder antonio, ahora entiendo lo que haces a veces escribiendo en el portatil, un liiiiiibro.!!! Está muy divertido y vas escribiendo cada vez mejor, hay ratos que parece una autentica novela pofesionaaaaa de muerte. Sigue así.
    Por lo que a mi me toca, parece que de momento soy el sancho panza de la historia, jaja veremos como termina esto. Y Paola cariiiiiiiiiño, hoy quiero jabalí para cenar con licor de cebada, vale moza.?!! jeje…
    Ánimo antonio, que siga la historia…me voy a fumar un porrillo.

  17. antonio dijo:

    Yo diría Pipe que eres un híbrido entre Sancho Panza y Pocholo, no? jeje 🙂
    Tranquilo, ya sabes como es esto: Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia…

  18. paola dijo:

    pipeeee, que yo tambien me muero por tus huesos!!!, te dare de cenar jabalí con licor de cebada pero tu me das otras cositas jajajaja

    Lo que nadie sabe es que la bruja paolina y el Hacchazo ya se conocian de antes y por eso la bruja quiere repetir…

  19. raquel dijo:

    Y ese alarde de mala hostia de la hija del orfebre???? A cuento de qué venía???? ehh??? ehhh???

  20. carol dijo:

    Me ha encantado!!!! para cuando más entregas????
    Joer nos has dejado con la miel en los labios.
    Un beso pa todos

  21. antonio dijo:

    Bueno bueno, pero esto qué es, a ver??!!! Todos mis personajes rebotaos!! La Paola porque es bruja, El Pipe que si ejque parezco Sancho Panza, El Pollo que «y yo por qué no salgo?», El Wado de Rey sobrao y ahora tú también Raquel!!!! Pero eto qué e lo que é??!!!! No me cansaré de decirlo, la única que no se ha quejado La Fati; Monja, Puta y desahuciada por su padre. A ver si tomáis ejemplo y no os lo tomáis todo tan a la tremenda, coñññññoooooooo yaaa oooosttiaaaaa!!!!!

    Raquel cariño!!! Mírala qué simpática que es ella!!! Que yo todo eso lo hago con mucho amol, ya lo sabes tú. Tenía preparado al principio un interesante diálogo entre tú y el Príncipe, en el que le ponías las pilas pero bien a golpe de argumentación y claridad, como tú eres. Pero es que me quedaba muy largo y luego el Pollo me riñe… Así que opte por el rugido y cambio de plano. Me pareció gracioso lo de tu carruaje, es un símil de tu nuevo buga que siempre te deja tirada sin batería! 🙂 En cada personaje hay algo de verdad escondido, o no tan escondido.

    Carol, my baby!! cómo estás? Me alegra mucho que apesar de que nos veamos tan poco, al menos nos sigues en la web. Y encima te gustan nuestras historias!! Qué más se puede pedir?? Verte algún finde en una fiesta con todos. Por pedir… Un beso. Y otro para la madraza!!

    Fee de erratas: En honor a la verdad; ni Pancho, Jesuke, Edu, Irene, Itziar, Vania, Julieta, Hacchi y Luciano se han quejado de sus personajes en el relato. Queda dicho.

  22. MrL dijo:

    Ah, yo salgo en la historia?

  23. paola dijo:

    pues yo hago honor a mi verdad, y SIIIII me quejo de TODO y que y que!!!!

  24. Jesuke dijo:

    Jajajaj, claro, porque todavía no lo había leido, ajajaj aunque me he reido jartáas!!! Por cieto lo que más me ha gustado es con la gracia con la que has incluido Jesukadas puras y duras.. como lo de la leche de Toro!! jajajaj

    Bueno, pues nada majo, a seguir escribiendo, que se te da muy bien.
    Por cierto, mi rodilla bien gracias XD

  25. Fatima dijo:

    bueno Antonino…bien!!

    pa mi está más claro que el agua que me estás buscando que me queje…vamos! no te veo muy sutil la verdá, aunke ya veo que tu si crees ser fino, sutil y sibilino.
    Pos sabejké!!? que ja ja ja jaaaaaaaaaaaa!!…eso por un lao.

    Por otro, te diré que si hay algo de verdá en todo lo que has dicho de cada personaje, dime de todo lo que tiene fatimina, para ti, que cualidad es la real…por que la única no negativa es la de tener rasgos infantiles y de eso nada ke no hay más ke verme (no me keres)

    en fin… monja? pos monja, desauciada!? pos desauciadaaaaaa y además, por mi paddreeeeee!!! ole!,
    puta? pos puta si lo fuera!! lo que es pasa que no es puta y eso si ma molestao, ya que me pongo a mojkearme, por que ella es: per-ver-tiiii-daaaa, si, si…u obsesa en todo caso, pues la monjita, no ofrece servicio carnal alguno por el que cobra! si insistes en llamar puta a un personaje con ese perfil, tendré que llamarte «maxistorro de mucho cuidao»
    infantil? infantiiillll, ai, que graciaaaa, ale pues, a disfrutar la inafancia entonces, que es mu bonita!!
    …y gilipoyas, claro, por voto de silencio, y no poder ni decirle al principe que menudo paquetón le hacen las mallas esas de principe de cuento que llevaa….mmmm, mmmm ( mira eso d que no hable no me acaba de molar tampoco, ves? pos ahí si me voy a quejar, ok?)

    lo de la docena de guevos es un detalle mu surrealista a lo buñuel. Mola.

    y que detallazo que la monjita sea tan mona, eso ma gustao ( fijate que eso parece denotar una cierta perversión ehhh? y no loscrito yo, ehh? jajaa)

    jopé!!

  26. antonio dijo:

    Fátima, yo pensaba que en tu personaje estaba claro: era lo de la perversión sexual o a ver si te voy a tener que recordar la que me montaste con lo de la cavidad vaginal!!.. 🙂
    Y lo de puta pues sí, lo retiro porque no venía a cuento. Se Puede ser una mujer que vea sexo en todo y no ser puta por ello. Te doy la razón.
    Y lo de los rasgos infantiles, hombre Fátima si no hay más que verte que estás como una quinceañera, mi alma!!!

    Luciano tío, pero si eres el jodido protagonista!!! El príncipe Lucievo!! Macho, lo tuyo es mu fuerte tío, mu fuerte!!!

  27. Fatima dijo:

    ya, losé, lo sé, lo sé…fui mu dura, lo sé,

    pero ya lo tengo superado, quizás el recogimiento fervoroso de fatimina me haya ayudado en esto. De todos modos no pude verlo nunca con el ojo cientifico con que tu lo ves, kizás sea que tengo perturbadas mis facultades nosecuales. Da igual

    Lucievo! jodido!! macho! tio! fuerte!!…uiiiiii, aqui veo yo un personaje mu tirando pa nacho vidal o asín! uiiii

  28. Fatima dijo:

    oches que estas 2 ultimas frases anteriores no las he dicho, me retracto ( voy a empezar a practicar el pensamiento no-pervertoide, para encontrar la paz de mi espíritu…joven! 😀 y ke macompañe el cuerpo lo + posible)

  29. paola dijo:

    bueno a ver pues cuando esta lista la segunda parte para ver como acaba el cuento, porque para mi que el final sera medio flojo, esto siempre pasa con las pelis, las que estan buenisimas y luego el final es una cagada…

    Antonio sorprendenos a ver con que sales!!!!

  30. Mr.L dijo:

    Uhh no me digas eso Antonio, ahora ya no tengo intriga por ver la segunda parte, porque si soy el protagonista ya se como acaba la historia 😀

  31. carol dijo:

    Ay Antoñico!!!! algún dia me dejaré caer por alguna fiesta te lo prometo.
    Justamente me iba a pasar por el cumple de Pancho pero sino vas tu paso de ir 😛 jajaja es broma la próxima
    Un besazo pa ti xoxo!!!

  32. antonio dijo:

    sorpréndeme Luciano. Se aceptan ideas para el guión de la secuela. A ver si entre los dos, logramos sorprender a Paola también!!!

    Fátima, yo ya no entiendo un carajo de lo que pones y despones… No ma claro contigo, niña! Y mi ojo científico como tú dices, solo me da para cogerle el punto a la salsa del chile con carne y para poco más.
    Quieres ojos científicos?? Escribe una carta a la Nasa o al Discovery Channel. Por darte una idea.

  33. Fatima dijo:

    lo sé Antonio, lo sé…se hasta donde llega tu ojo cientifico, pero bueno, era por zanjar el asunto ya, lo que pasa es que al final he acabao a lo buñuel, como tu con la docena de huevos que llevaba encima principe Lucievo.

    yo pa ojo cientifico primero consultaria con un oftalmólogo, pero gracias por la idea.

    a ver como acaba la historia, a fatimina, si sale otra vez, que hable algo la pobre.

    saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.