Relatos Manchegos: Lo que de verdad desean las mujeres. El desenlace

El tiempo es un invento del hombre; de la humanidad; de nuestra civilización, nosotros lo integramos en nuestro mundo. Gracias a él, pudimos ordenar la caótica masa en la que se encontraban todos nuestros recuerdos y también asignar una secuencia de ejecución a nuestros actos futuros. El tiempo, es desde su existencia el mejor archivo de nuestras vidas. Un concepto constante, infalible, de una precisión intangible pero que alberga en su matemática traicionera su mayor secreto y en ocasiones nuestra mayor desdicha…

El tiempo que crea y destruye, que une y deshace, el experto tejedor de cicatrices.
Su mayor virtud; su cadencia, su ritmo monótono e infinito sufre continuas alteraciones ficticias pero a la vez reales en nosotros: Avanza más rápido cuando gozamos y vuela cuando no queremos llegar a una determinada fecha. Se ralentiza cuando lo pasamos mal y hay quien afirma que cuando sufres de verdad, se para y deja de existir. Se podría decir que a pesar de la naturaleza constante y estable del tiempo, cada uno de nosotros vive distintas temporalidades a distinto ritmo con respecto de los demás y de uno mismo en función básicamente de nuestro estado mental. Tan mesurable, tan predecible, pero totalmente ajeno a nuestro control. Una paradoja del destino, una travesura metafísica. ¿Acaso el célebre inventor del tiempo pudo imaginar que su linda criatura acabaría haciéndonos estas gamberradas? Nadie escapa a su trampa y lógicamente el Príncipe Lucievo no iba a ser una excepción. Con la tez pálida y sin expresión por el shock, no dejaba de repetir en su cabeza la última frase de la bruja Paolina “te lo diré a cambio de que tu amigo acepte casarse conmigo”. No podía dar crédito a lo que acababa de oír. La solución al enigma estaba tan cerca y a la vez tan lejos, demasiado. Imposible. Clavado en el suelo cual estatua, su mente estaba muy muy lejos del espacio-tiempo presente.

La gente que ha pasado por una experiencia cercana a la muerte afirma que ves toda tu vida pasar rebobinada ante tus ojos hasta casi el momento de tu nacimiento. Por curioso que pueda parecer, cuando estás en una situación en la que ves cómo se avecina la catástrofe, tu mente invierte el proceso y te muestra cómo será tu vida en un futuro basándose en las consecuencias que acarrearán los actos provocados por y a partir del desencadenante inicial, creandose así en tu mente una escena virtual de tu futuro y cómo no, con la inestimable colaboración del tiempo haciendo las veces de pentagrama sobre el que plasmar el orden en que sucederá todo. Así, el Príncipe pudo verse volviendo a Palacio sin la respuesta, pudo imaginar a su padre entrando en cólera, haciendo llamar al Tesorero Real, el Sr. Reverente Santanderino, para que formalizara los documentos de expropiación de todo Bien y anulación de herencia y – Nooo!! Sr. Reverente, no quiero ninguna hipoteca que ya la firmé con el Barkleys, coño! – Como usted mande Sr. Waldofo, si yo solo era por si… Ande, ande!!…. Y después; el destierro, huir lejos de Roselló, sufrir la humillación de tener que ganarse la vida como un plebeyo y casarse con una mujer llena de defectos y tener hijos para aparentar una vida normal y evitar así, las habladurías de la gente. En resumen, el infierno. En tan solo unos pocos segundos había viajado a un futuro a 30 años vista. El tiempo. Todo tenía su explicación en el tiempo; fue su cómplice y se convertiría en su verdugo en cuanto se cumpliera el fatídico plazo. Absorto en su propia desgracia, hundido y borracho de autocompasión, movía la cabeza de un lado a otro en un balanceo de ausencia e incredulidad. Pero de repente, un sonido irrumpió en el silencio trágico que reinaba hasta ese momento. El Pipas abrió la boca y de sus labios se oyó un tímido pero suficientemente audible – Sí, acepto.
La burbuja en la que había construido su futuro virtual estalló en mil pedazos y El Príncipe regresó de golpe al presente con una sacudida de cabeza que le hizo recuperar la visión de la cabaña y enfocar directamente a Paolina que se mostraba tan sorprendida como él. Las piezas del puzzle desparramado en que había quedado su vida, volvían lentamente a ensamblarse. Probablemente, nunca sepamos por qué El Pipas aceptó casarse y vivir con una bruja en medio del bosque, y puede que tampoco importe demasiado. El plazo se acababa y no había tiempo para explicaciones. A partir de ese momento, todo sucedió muy rápido. La bruja, que no tenía un pelo de tonta, se apresuró a cerrar el pacto con un solemne – Ya está hecho. El Príncipe miró al Pipas buscando en vano la manera de agradecerle el enorme favor pero el Pipas negó con la cabeza con gesto condescendiente. Paolina cortó de golpe el momento emotivo de los dos amigos – Venga, venga, señores, que con la telenovela de las cuatro y media ya tengo bastante. Ahora me toca a mí cumplir mi parte del acuerdo. Un trato es un trato. Ambos la miraron con atención. La bruja entornó los ojos y adoptó una pose de misterio muy acorde con el momento. – Mira joven, presta mucha atención a lo que te voy a decir ahora, porque lo que de verdad desean las mujeres es: Ser las dueñas de su propio destino. ¿Qué te parece chato? Ahora vas y lo cascas! Te deseo la mejor de las suertes. El Príncipe volvió a mirar al Pipas con gesto de enorme gratitud y él volvió a negar con la cabeza.- Date prisa o no llegarás.
La bruja interrumpió de nuevo – Puedes coger mi caballo, está en el patio trasero de la cabaña. – Se lo agradezco señora, aunque no quisiera causarle más molestias… – No seas tonto, no llegarás a tiempo. Insisto en que te lo lleves, es un buen caballo y le tengo mucho cariño, aunque últimamente no anda demasiado bien de la azotea, se ve que tiene problemas mentales… Lucievo arqueó las cejas. – Sí, sí, como te lo digo. Figúrate; es un Pura Sangre de piel morena y 1’82cm de alzada, pero él está convencido de que es un Pollo! No para de quitarle la comida a las gallinas y me las tiene muertecicas de hambre. Se lo compré hace años a un comerciante que venía de la región de Siemensa, le hice un pequeño refugio al lado del Generador Eléctrico, pero él nunca ha sido feliz aquí, siente que le faltan medios y acción, que en Siemensa lo montaban mucho mejor. Incluso le puse un nombre a su pequeña morada para que se sintiera como en casa “Villa Ademensia”, pero ni por esas. En fin, me harás un favor si te lo shebas, loco! Visste, el cabasho es reliinnndoo!! A qué esperás, boludo?! Y por qué carajo ehtoy hablando sho así ahora?!!! Andá la concha la Looora!! Y la Copa?? Quién gana la copa ehte año? Síiii, la albiselehtee, loco! Cómo desís!? Lo dudás? Vamos Riquelme por la banda, qué bonito Pibe!! Aimar dale duro, vos podés! Y pasála loco, pasála sha a Batigol y goooolll, gooollll ( La bruja estaba de rodillas con el cuerpo hechado hacia atrás, se había sacado el pañuelo de la cabeza y lo agitaba en círculos con su mano derecha, su voz subía de volumen por momentos) qué bueno lo hisihte, qué báaarbaro!!! Gggzzzjiiuffff….RrgRssssziiaaammmm…………. Y Méhico 86?? Qué desís? Partido contra Inglaterra!!! Ahí la tiene Maradona. Le marcan dos. Pisa la pelota Maradona. Arranca por la derecha el genio del fútbol mundial. Se va de uno, se va de dos, qué locura!! Puede pasar a Burruchaga… siempre Maradona. Pisa el área genio… genio….genio… tá, tá, tá, tá…. Gooool!!! Gooool!!!!! Goooool!!! (las venas del cuello tensas como cuerdas de violín y su voz había adquirido un tono ronco de euforia, casi masculino). Quiero shorar Dios Santo, viva el fútbol, gooooolaso Diego en recorrida memorable se fue también del arquero!! ¿De qué planeta vinihte para dejar en el camino a tanto inglés? Para que el país sea un puño apretado gritando por Argentinaaaa!!! Argentina 2ssssss Inglaterrrraaaaaa…. Ooooo!! y quién marcó el gol? Fue un pájaro? Fue una ardisha? Quisás Ehpiderman? Nooo!!! Fue Dios que bajó de los sielos y se puso la eláhtica con el 10!!!! Diegol, Diegol, Grasias Dios, os amo Pibe, os amo Pelusa!! Grasias por el fútbol, grasias por ehtas lágrimas, Diego Armando Maradona, Di pprrff sss ego…. gzzzkuiimm Arma pffsssiummtttrrr…. Marad&%$• naaaa yiuuzzzzzz pfpfpfpffffffffff ——- —
_–__— -_-`^«^`__-_—- -_- — ^`^`………………………………… ……….. ……. …………. ………………………..

Aún seguía de rodillas con las palmas de las manos apoyadas en el suelo, intentando recuperar el aliento. Los dos la miraban atónitos y perplejos sin acertar ni por asomo a entender de qué iba todo aquello. Paolina alzó la vista. – Os ruego que me perdonéis, no sé a qué se debe este extraño tipo de ataques que padezco. Los sufro desde el día que compré el caballo. Llévatelo, te lo pido por favor. Ricadro es un buen caballo, es noble, le gusta mucho pasear y que lo saquen de excursión. Él te llevará a donde quieras; si hay algún lugar en esta región que aún no conozcas, Ricadro ya estuvo allí dos veces.
Y así, el Príncipe partió a lomos de su nuevo corcel. Lucievo y Ricadro, como diría aquel “Dios los cría y ellos se juntan”, nunca mejor dicho…
El resto de la historia del Príncipe es bastante predecible como podréis imaginar. La vuelta al Palacio dentro del plazo dado por su padre y con el desafío resuelto. Misión cumplida. Quién sabe, quizá la experiencia de haber estado tan cerca de perderlo todo, le hiciera recapacitar y valorar más lo que tiene. Quizá comprendiera por fin que la mujer perfecta no existe, que como dice un amigo de este humilde narrador “todas se manchan el culo cuando cagan y a todas les huele el aliento por la mañana cuando despiertan”. Que hasta a la rosa más bella y perfumada del jardín se le puede cagar una paloma encima y no por ello deja de ser bella ni deja de ser rosa. Y que cuando alzas la vista al horizonte demasiado lejos, pierdes perspectiva y no ves lo que tienes cerca, y muchas veces, más de las que imaginamos, lo que tenemos a un solo palmo de distancia puede ser lo más importante de nuestra vida.

El Pipas, que había vuelto a enmudecer por los sucesos recientes, alternaba miradas con la bruja y un canuto que se había empezado a fumar mientras Paolina contaba la historia del caballo, intentando dilucidar si lo que ocurrió momentos después fue por los efectos del porrete o si había sucedido realmente. – Dígame una cosa, Vanesa. –Paoliiina. Eso. ¿No será usted por casualidad familia del carnicero, verdad? El Sr. Edano, digo. Le tiene usted un aire. Miró en derredor suyo y continuó. – No tengo ni idea de qué saldrá de todo esto, pero me da que no nos vamos a aburrir. ¿Una caladita?…
La bruja ignoró la pregunta. – Mire Sr. Pipas… el muchacho la interrumpió. – Creo que dadas las circunstancias, deberíamos empezar a tutearnos, no te parece? – Mira Pipas, solo quiero que sepas que valoro mucho el sacrificio que has hecho por tu amigo, ha sido el acto más noble y de amistad que he visto en mi vida y te aseguro que he vivido mucho. Así que te voy a hacer una pequeña concesión, un favor si lo quieres llamar así. – ¿Me vas a llenar la despensa de mariguana? Paolina volvió a ignorar el comentario. – A partir de este momento y hasta que la muerte nos separe y deshaga nuestro pacto, durante medio día yo seré la bruja vieja, arrugada, fea y destartalada que tienes delante de ti ahora mismo, pero durante la otra mitad del día, me transformaré para ti en una hermosa princesa de cabellos negros y mirada seductora, con labios carnosos sedientos de pasión y con unas curvas que volverían loco al más exigente de los príncipes. Una amante tierna y entregada, experta y complaciente en las artes amatorias, la perfecta ama de casa, cocinera y un auténtico crack en el diseño gráfico por ordenador, Photoshop 7.2, Quarkexpress 8.5, programación de páginas webs, aplicaciones de correo electrónico y banners. Aunque esto la verdad no es que sea muy importante ahora teniendo en cuenta la fecha en que estamos, pero bueno, es currículum, qué coño!! Ahora solo necesito que me digas qué doce horas quieres que sea una bruja y que doce horas una princesa…. El Pipas, volvió a encender el porro con una de las velas del rincón, hombre despistado como era, siempre olvidaba llevar encima su mechero. La ocasión lo merecía, así que se tomó su tiempo y dio un par de caladas profundas a su cigarro haciendo gala de ese estilo tan peculiar que solo poseen los buenos amantes de estas sustancias . Observó a la bruja con los ojos a medio abrir, rascándose con el dedo índice la comisura de los labios. Transcurrieron unos segundos en los que el silencio parecía espesarse y la habitación empequeñecer por momentos, la expectación era tal, que hasta los grillos afuera habían interrumpido su concierto nocturno . – Mira brujita mía. Dijo El Pipas al fin no sin cierto rintintín. – Ya que tú misma acabas de afirmar que lo que más deseáis las mujeres es ser las dueñas de vuestro propio destino… yo, dejaré que seas tú la que decida qué doce horas quieres ser bruja y que doce princesa. He dicho. Y volvió a fumar de su sabroso porrete. A la bruja le habían empezado a brillar los ojos y un par de lágrimas no tardarían mucho en empezar a recorrer el Gran Cañón de su mejilla. – Por todos los Santos, qué hombre!! Esto sí que no me lo esperaba yo. Me dejas sin palabras y suerte que hace mucho que no uso tanga porque lo tendría ahora mismo por los tobillos. Pensaba que ya no quedaban hombres como tú, que era imposible conseguirlos ni conjurando los más complejos hechizos ni brebajes y de repente tú…. Tú, salido de la nada para conquistar mi alma. Una lágrima ya había comenzado su descenso laberíntico por la superficie de su mejilla derecha. – ¿Sabes lo que te digo, Pipas? Que me ha sorprendido y cautivado tanto tu respuesta que a partir de esta misma noche me transformaré y seré tu princesa soñada las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana, los 365 días del año, por siempre y siempre jamás y por supuesto, cuenta con la despensa llena de la más pura y fina mariguana que hayas probado en tu vida, maquinita liadora de canutos incluida.

EPÍLOGO

El tiempo; una vez más el tiempo terminó por ponerlos a todos en su sitio. El Príncipe Lucievo, no merecía acabar en desgracia sino tan solo recibir un pequeño escarmiento que le ayudase a abrir su mente y apartar los árboles que le impedían ver el bosque. Su padre Waldofo mantuvo la continuidad de su reino y El Pipas, puro corazón, todo un personaje, por fin encontró a su media naranja o mejor dicho a su medio bombón. Y qué decir de la bruja Paolina; después de una vida llena de injusticias, calamidades, soledad y desprecio, consiguió al hombre de su vida (con permiso de Hacchazo) y vivió hasta el resto de sus días siendo una bella Princesa, y es aquí, queridos amigos, donde haya su explicación y sentido esta historia; efectivamente y sin lugar a dudas, todas, todas las mujeres, sois en el fondo unas brujas.

Este relato está dedicado a todas las mujeres que en algún momento de vuestra existencia habéis sido las dueñas de vuestro propio destino y a aquellos hombres que en algún momento de la suya, os brindaron la posibilidad de que lo fuerais.

Posdedicatoria especial a mi malogrado hermano Agus, más conocido a partir de ahora como el kamikaz de Xanadú.

FIN

Esta entrada fue publicada en Todos los comentarios. Guarda el enlace permanente.

27 respuestas a Relatos Manchegos: Lo que de verdad desean las mujeres. El desenlace

  1. Fatima dijo:

    yo básicamente, lo que necesito es tiempo pa leerme esto…y poderme refocilar trankilamente…meparece Tonio, por lo poco que he podido del principio, que esta vez te has salio del graficoooooo…

    pero por arriba!! jaja!

    (de verdá queno has copiao nada!?, bueno bueo, inspirarte por lo menos,…en que?)

  2. paola dijo:

    que bueno. un poco predecible el final, pero eso si, toodos contentos, y yo ya lo habia dicho, la bruja del cuento se convertiria en una super mamacita de la muerte, egggque…

    lastima que termianara aqui porque a mi me quedan unos cuantos cabos sueltos, pero bueno cabe resaltar la apoteosica aparicion del Tesorero Real, el Sr. Reverente Santanderino, y del Pura Sangre de piel morena y 1’82cm de alzada, que está convencido de que es un Pollo! jaja esos dos personajes estan buenisimos…

    una vez mas mi querido antonio, has logrado captar toda mi atencion…
    sigue deleitandonos con tus historias, son muy entretenidas…

  3. pipe dijo:

    que bien, que bónito, que rrrrelindo loco jajaja!!! di que si, lo finales felices mucho mejor. Paola cuchicuchiiii lo bien que lo vamos pasar jajajajaja!!! (jugando a las cartas hachazzoooo)

  4. MrL dijo:

    Conclusión: Si las mujeres desean eso, es porque no lo tienen, o sea, no son dueñas de su propio destino, son casi todas unas dominadas. Dominadas por los hombres? Nooo ni ahí, son dominadas de sus pensamientos retorcidos, asi que a joderse! 😛 jaaja
    Los dejo que tengo excursión con mi fiel corcel 😀

  5. Fatima dijo:

    si, que bien que los hombres sin embargo seais tan simples, que suerte teneis verdá Mr. L?

    (ai ke desgrasiaita soyyyyy, jaajaja…ui! somos somos!! keria decir: somos todas!!)

    y mu bonito, mu bonito, un despliegue de talento narrativo impresionante, UNA PASADA!! enserio!! ma gustao MUXIXISISssssMO,

    pero!!!!

    lanzaré una mordazitita critica de nada (que bueno lo del Pollo oches que risa!) Ahi vá:

    el comentario final de que «todas las mujeres son en el fondo unas brujas» ha sonao mal, jatetú!! y mira que habias kedao bien con eso de «las mujeres lo que kieren es ser dueñas de su propio destino» a ver si va a resultar que: «son» en el fondo unas brujas por que «kieren» ser dueñas de su propio destino!!!

    uiiiiii, ke maxista suena esoooooooo!!! has visto? jaja! ( endeve)

    lo que tampoco debe ser mu alentador que una bruja con tanta experiencia solo vea en un hombre, al único y buen hombre que existe!! y los demás que!? eh!? ala queeeeee, pues vaya con los puntos de vista!!)

    PD: bueno Antonio, te pongas como te pongas, «bruja» es peyorativo, no trates de kedar bien diciendo que es por lo de «adivinas» (a veces dan ganas de serlo, dan ganas oches…bruja digo, claro)

    PD2: y bueno va, dilo si kieres, ke mas dá!! jajaa, te dejo!!

  6. erikjanb dijo:

    please que alguien haga un resumen con un esquemita
    gracias
    pueseso

  7. pipe dijo:

    fátima!! es que el pipas es mucho pipas…

  8. elpollo dijo:

    Pequeñas aclaraciones, con permiso del autor..
    El pura sangre moreno tiene un 1,84 m de alzada y no 1,82 m. Y no es que se crea un Pollo, sino que el resto, no ha comprendido aún que las plumas no son de Demencia, sino que son las alas de un noble pegaso.

    Saludos!!

  9. Fatima dijo:

    Felipe! no lo dudé eso ni por un instante!!

    pero una cosa no kita la otra!

    y Pollo! no esperaba menos! jajaa

  10. antonio dijo:

    No Fátima, no copié la intro de ningún sitio, aunque creo que tampoco me quedó del todo bien, lo mismo que el final… están regularcetes.

    La idea del caballo se la debo a Pipe, mi asesor literario. jeje!! Y mi querido Pollo, tranquilo que rectificaré mi error en esos 2 cm de alzada y lo corregiré en cuanto deje de tener a la jefa pegada a la chepa, ahora que no te me vayas a quejar, eh macho? Reconvertido en un noble Pura Sangre!!! Qué más puede uno pedir?!! 🙂

  11. raquel dijo:

    y Lerona??? ande se quedó?? tirada con su puto carro?????

  12. waldito dijo:

    Dios. acabo de ver el post. Pero aún no lo he empezado a leer.
    Vamopacasa a ver que diiice 🙂

  13. Kamikaz dijo:

    Con cada carcajada me daba un pinchazo en la puntal codo. Muchísimas gracias por la mención especial a este pobre manco en esta magnífica historia.

    ¿Principio y final regularcetes? No creo! En todo caso detenerse en la reflexión del Pipas: ¿qué doce horas quiere un hombre a una princesa, a costa de prescindir absolutamente de ella las otras doce? La cosa tiene su miga… Algo interesante se le debió pasar por la cabeza pensando en esto, ¿no, Pipas? jajaja
    Pero ¿de verdad algún hombre ha brindado alguna vez a alguna mujer la posibilidad de ser la dueña de su propio destino?
    A lo mejor es que es eso exactamente lo que en realidad desean los hombres: Hacer suyos los logros de las mujeres.
    Como el chiste aquel de la mujer que tira por la ventana a su marido, y éste, en el aire, le dice con el brazo en alto y voz autoritaria: «Y AHORA ME VOY; AHÍ TE QUEDAS!».

  14. pipe dijo:

    no se.. la verdad no lo había pensado, creo que la respuesta que daría yo sería la de la historia, pero si hay que mojarse… 12 horas? pues… de 02:00 a 8:20 la bruja (esto hacen 6 horas y 20 minutos), de 8:20 a 09:00 la princesa (para tener un buen despertar). Luego de 9:00 a 13:30 la bruja (horas de curro), ya llevamos 10 horas y 50 minutos de bruja… esto marcha!!!!
    De 13:30 a 14:15 la princesa y comer con ella…mmhhhh me quedan 25 minutos de relleno de bruja.. no se…los usaremos entre ducha y ducha.

    opa!!

  15. raquel dijo:

    Eso está muy bien de lunes a viernes, pero.. los fines de semana????, las vacaciones???? uhmmm… no me cuadra!!!!

  16. antonio dijo:

    Razón llevas Agus, hubiera sido interesante poner letra a los pensamientos del porreta El Pipas, a la hora de decidir las doce horas con su singular manera de ver el mundo, pero eso hubiera podido suponer un folio y medio más por lo menos y cuando escribo tengo mucho miedo de poder resultar aburrido o demasiado rollero (y aveces lo soy). Así que mejor pa otra vez.

    Por cierto, casi nadie lo sabía, pero la historia es del Kamikaz de Xanadú. Sí, sí, fue Agus quien nos la contó hace ya unos cuantos años, en uno de esos eternos viajes en coche con la familia de vacaciones. ¿Recuerdas?

    Pipe, no hagas trampas nenggg!! No vale. Las doce horas de bruja y de princesa tienen que ser seguidas, es una historia rollo shrek.

  17. paola dijo:

    pipeeee, pipaaass, i love youuuu tambien… y como dicen en mi casa, tranquiilos que todo queda entre familia!!!!

  18. Sherezade dijo:

    Me ha gustado mucho, mucho, y la verdad es que tengo que felicitarte por ser capaz de ingeniártelas en un final que no deje mal a nadie…

    Eso sí, yo lo que de verdad quiero es SEXO (ja ja ja – risa malévola)

  19. Sin alusiones dijo:

    ¡Increíble! Me he quedado sin aliento. ¡Vaya un principio más genial! Una reflexión del tiempo muy Kunderiana y con metáforas para apuntárselas… las cicatrices… el pentagrama y el balanceo… son antológicas. Me alegra infinitamente el punto de vista del Kamikaz.
    Muchas gracias por la dedicatoria, quiero pensar que, en algún momento de mi vida, he sido dueña de mi destino y… por cierto, ¿a qué hombres se lo dedicas? ¿ a los que nos han dado la posibilidad de serlo?… Antoniooooooooo!!!!!

  20. MrL dijo:

    Kamikaz, me quede pensando en tu pregunta…
    Seré yo el único pelotudo que le brinda a las mujeres la posibilidad de ser dueñas de su propio destino?

  21. Kamikaz dijo:

    ¿En serio, MrL? ¿Brindas a las mujeres ser dueñas de su propio destino? ¿A qué te dedicas?… déjame adivinarlo… mmm… ¿No serás un cajero automático?

  22. Jesuke dijo:

    Mr.L está bién que dejes ser a las mujeres dueñas de su propio destino…
    pero entre eso y dejarles serlo del tuyo hay una gran diferencia y sólo un pequeño paso. Agarrá las riendas de tu corcel y andá a buscá un Shegua, pero cuidado no se vayan juntos y te dejen tirado.

    Por cierto Antonio, ya te felicité la primera vez, así que no lo haré de nuevo que se te sube a la cabeza, jejejejej

  23. Fatima dijo:

    jaja, es verdá que el punto de vue de Kamikaz está muy bien.

    umm…si si, así como lúcido y tal.

    😀

  24. marc dijo:

    Antonio, muy buena la interpretacion del cuento, que por cierto es un cuento muy viejo y aplicable, aqui os dejo copia de una de las versiones del popular cuento

    http://www.ampasaler.org/geeklog/public_html/article.php?story=20060312223956760

  25. antonio dijo:

    Está bien Marcelo, es un rollito tipo «La bella y la bestia». Lo mío es algo más burdo, amanchegado si quieres. 🙂

  26. Ali-Baba dijo:

    Puto corta rollos este Marcelo!!!!,suena a AR copiando historias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.